Huertas y Jardines
Sitio dedicado a todo lo necesario para la producción de alimentos vegetales y frutales. Mantenimiento de parques y jardines.
Recetas vegetarianas. La Luna y las plantas. Todos los consejos para cultivar sus propias verduras y hortalizas.
 
Febrero: Tareas mes a mes

Poda

Los arbustos ornamentales se pueden recortar directamente después de la floración. Te recomendamos eliminar las ramas marchitas justo por encima de un nuevo brote o, en su defecto, casi al ras del suelo. Limpia el rosal de flores muertas, ya que la formación de escaramujos desgasta la planta, e incorpora abono para favorecer su recuperación.

Los brotes jóvenes de la glicina se podan hasta 15 cm. aproximadamente; los de la vid, hasta la cuarta hoja. Si quieres obtener buenas uvas, es aconsejable ralear, es decir retirar más o menos la mitad de los racimos (uno por rama es una buena elección). De los que quedan, hay que eliminar las uvas más pequeñas (escombrar). Si el espliego se encuentra en plena floración, puedes recortar algunas ramitas para secarlas; guarda algunas en una bolsita de lino para aromatizar la ropa del armario.

Cuando se han podado en invierno los frutales, aparecen en diciembre y enero los llamados 'chupones', que son pequeñas ramas que crecen rectas hacia arriba. Estos brotes sustraen mucha agua y muchos nutrientes necesarios para el árbol. febrero es el mes adecuado para podarlos. También eliminaremos los frutos sobrantes de los manzanos, perales y ciruelos. Éstos casi siempre se han quedado atrás en el crecimiento: así los que quedan serán más grandes.

Mima los árboles frutales este mes con 'vitaminas' adicionales en forma de oligoelementos y minerales (por ejemplo, suplementos de algas marinas), que evitarán enfermedades y hongos en este período de rápido crecimiento.

Este mes es perfecto para rejuvenecer los lirios aristados (Iris Germanica). Desentierra la planta y corta las partes sanas y jóvenes. Antes de volver a plantarlas, retira una parte de las hojas para evitar una evaporación excesiva. Pon los jóvenes rizomas en un suelo seco rico en cal, con las raíces orientadas al sur. Plántalos de tal modo que la mitad de cada uno asome por encima de la tierra.