Huertas y Jardines
Sitio dedicado a todo lo necesario para la producción de alimentos vegetales y frutales. Mantenimiento de parques y jardines.
Recetas vegetarianas. La Luna y las plantas. Todos los consejos para cultivar sus propias verduras y hortalizas.
 
LUNA

Fases lunares y aplicación de abonos

La aplicación de los abonos orgánicos en los cultivos puede ser hecha directamente sobre el suelo, en forma de materia orgánica o humus, o en forma de biofertilizantes y caldos minerales foliares.

Abonos orgánicos: Para maximizar el aprovechamiento de la aplicación de los abonos orgánicos o humus en el suelo, se debe considerar el sistema de enrraizamiento que las plantas tienen, asociándolo a la dinámica del movimiento de la savia, en función de las fases lunares. Por ejemplo, cuando la raíz de un determinado cultivo es profunda, se recomienda aplicar el abono en la fase lunar cuarto menguante hacia luna nueva, donde los nutrientes serán absorbidos con mayor facilidad; cuando la raíz del cultivo es superficial el mejor momento para abonarlo es la fase de la luna creciente hacia el plenilunio .

Biofertilizantes: Para la aplicación de los biofertilizantes foliares la fase más recomendada es la luna creciente hacia la llena, donde la máxima eficiencia se concentra en el período pico del plenilunio, ya que la savia fluye dinámicamente por toda la planta, aprovechando mejor los nutrientes, principalmente en e las partes aéreas, como son flores, hojas y frutos. Estas mismas recomendaciones son válidas para la aplicación de preparados húmicos en la forma líquida .

Caldos minerales: Las mejores fases lunares para la aplicación de caldos minerales en los cultivos dependen del objetivo y de las partes del cultivo que queremos tratar; por ejemplo, para el tratamiento de árboles frutales con la finalidad de realizar limpiezas sanitarias de troncos, aplicando pastas y caldos minerales, la mejor fase lunar es la luna nueva o novilunio. Para la aplicación de caldos minerales con la finalidad de fortalecer su sistema nutricional a través del sistema aéreo, la fase de la luna creciente hacia el plenilunio es la más recomendada (período intensivo de aguas arriba). Para la aplicación de caldos minerales con la finalidad de tratamientos sanitarios del sistema foliar, flores y frutos, la mejor fase lunar es la luna creciente hacia el plenilunio (período extensivo aguas arriba).