Huertas y Jardines
Sitio dedicado a todo lo necesario para la producción de alimentos vegetales y frutales. Mantenimiento de parques y jardines.
Recetas vegetarianas. La Luna y las plantas. Todos los consejos para cultivar sus propias verduras y hortalizas.
 
LUNA

La Luna, los Animales y el Sexo

Del cuarto creciente hacia luna llena no es de extrañar que la fuerza ascendente de las mareas y la luminosidad lunar arrastre hacia ella la sangre de los animales, incluyendo la del propio hombre y la mujer, de la misma forma como lo hace en la savia de las plantas. Esta fase lunar se convierte en la cómplice perfecta para el amor, porque en esas noches fluyen con inusitada abundancia por la sangre los deseos del amor. No es mera casualidad que tanto mujeres como hombres se pongan más nerviosas y nerviosos en creciente o luna llena, homenajeando con su comportamiento lunático el mito de las noches en que los hombres y mujeres se convierten en lobos y lobas. “Noches de plenilunio, Noches de amor y de guerra”.

Para el acasalamiento de cualquier animal la mejor fase lunar es el cuarto creciente hacia el plenilunio, donde la progenie es más fuerte y de mayor crecimiento. Por otro lado, en los humanos está comprobado que la mejor luna de miel y la mejor libido se da intensamente tres días antes de luna llena y tres días después de la misma fase (período intensivo de aguas arriba). Lo que viene a contribuir `para que exista un mayor número de partos que coinciden con este mismo período lunar, ya que la duración del embarazo, desde la concepción hasta el parto (período de gestación) es de aproximadamente 265.5 días, lo equivalente a nueve meses lunares de gestación, considerando cada mes lunar de 29.5 días.

Los frutos del mar y el sexo

Los grandes filósofos y pensadores de la historia siempre vincularon el consumo de los frutos del mar (cangrejos, erizos, ostras, langostas y otros) con el fortalecimiento de la capacidad de pensar. Exigían que estos frutos fuesen capturados solamente entre la luna creciente y el auge del plenilunio, y esta exigencia hizo que se diera mucha importancia y se considerara de manera especial a los pescadores. La exigencia obedecía a que en esas lunas el sabor y el desarrollo voluminoso de los órganos reproductores de los animales estaban en su apogeo, lo que beneficiaría la salud mental de quien los consumía. El motivo por el cual las personas que hacían la pesca eran consideradas especiales, era la dificultad que tenían para la captura de los animales en el período de luna llena, porque es precisamente en ese momento que los animales buscan las mayores profundidades para su reproducción y nacimiento y, dado que al haber una mayor iluminación en las aguas la pesca se vuelve más difícil porque ellos están más ariscos y más profundos.

Está comprobado que entre la luna creciente hacia el plenilunio intensivo, los órganos reproductivos de los frutos del mar aumentan progresivamente su tamaño, y las gónadas se llenan de huevos y esperma. Entonces, los huevos fecundados maduran, para luego ser liberados en las aguas cuando la luna está completamente en el pico máximo del plenilunio. En muchos lugares de importancia pesquera, una parte del período del plenilunio es vedada para la pesca. Por otro lado, los animales capturados durante la luna menguante hacia el novilunio son de menor peso y sus órganos reproductivos son de menor tamaño. Finalmente, otros de los fenómenos íntimamente relacionados con el ciclo sinódico es la migración de los animales marinos y de agua dulce. Regularmente, el esfuerzo de las migraciones está vinculado con la fase de la luna menguante hacia luna nueva, para luego coincidir, en una etapa de desove reproductivo entre luna creciente y luna llena.

Los mariscos y el sexo

Definición del sexo de los animales incluyendo los humanos

Influencia de la luna en la definición del sexo de los animales, incluyendo los humanos, y su influencia en la castración y el sacrificio

Cuando la fecundación se logra en luna menguante hacia novilunio predomina el sexo femenino y cuando la misma se logra en luna creciente hacia el plenilunio, predomina el sexo masculino. El primer fenómeno viene acompañado de partos más fáciles y de la obtención de cuerpos de menor volumen. Ya el fenómeno de los nacimientos en plenilunio viene acompañado de partos más difíciles y fetos de mayor tamaño. Por otro lado, las parteras en muchos países reportan que es durante el período de luna llena donde se producen el mayor porcentaje de nacimientos, debido al movimiento de las aguas del globo, que ejercen su acción sobre el líquido amniótico cuyo “ascenso” en el momento de la maduración del embarazo puede favorecer las contracciones uterinas lo que provoca el parto.

Sacrificio de animales: Como regla general, el cuarto de luna creciente es la fase ideal para la matanza o sacrificio de animales para el consumo, y la fase menguante la menos recomendada para el sacrificio porque hay una mayor pérdida de peso y la carne necesita más tiempo para su cocción.

Sacrificio de animales

Esquila de animales: Corte la lana, crines y pelo: “El momento ideal para esquilar las ovejas es la luna nueva hacia creciente o en luna viche, para que la lana que vuelve a salir sea mas larga y fina”; así lo afirma el productor del Perú, Héctor Tapia, de la comunidad de San José, en Chiclayo, donde se dedica a esta actividad. Sin embargo, los corderos para engorde deben ser esquilados en menguante para obtener carne de mejor calidad. Como norma general, las actividades de corte de pelo y crines en los animales están relacionadas con las fases lunares de la siguiente forma: Cuando el corte del pelo y las crines en los animales es realizado entre luna menguante y tres días antes de luna nueva, crecerá muy corto y grueso; cuando lo es entre luna creciente y llena, el crecimiento será estimulad (largo) y de características más finas. Estas mismas fases lunares también son consideradas para el corte de cabello y arreglo de uñas.

Esquila de animales

Herraje de animales: Los herreros consideran que la luna menguante es la fase ideal para colocar las herraduras en los caballos, pues sus cascos se conservarán más fuertes y sanos. Para el mantenimiento y el recorte de cuernos y para que crezcan bien cortos y fuertes, estas tareas se recomienda hacerlas en luna menguante.

Herraje y mantenimiento de cuernos

Castración de animales: La mejor época para la castración de animales es la fase de cuarto menguante, pues el ganado sufre menos, se evitan hemorragias excesivas y peligrosas y las heridas tienen una rápida y mejor cicatrización. En el cuarto creciente y el plenilunio se debe evitar todo tipo de operaciones en el ganado, pues están acompañadas de peligrosas hemorragias y la cicatrización de las heridas es demorada.

Castración de animales

Las aves y la luna: La luna nueva es la fase más común para indicar la época para las gallinas empollar los huevos, pero de ser posible se recomienda echarlas en el primer creciente para obtener un mayor porcentaje de nacimientos. Por otro lado, la menguante es la mejor fase lunar para preparar sus aves de pelea, desde el viejo ritual del corte de la cresta, hasta el entrenamiento y la rehabilitación luego de las contiendas. Por otro lado, el estímulo del crecimiento de las espuelas está determinado por la luna creciente.

Las aves y la luna