Huertas y Jardines
Sitio dedicado a todo lo necesario para la producción de alimentos vegetales y frutales. Mantenimiento de parques y jardines.
Recetas vegetarianas. La Luna y las plantas. Todos los consejos para cultivar sus propias verduras y hortalizas.
 
Permacultura

Diversidad

La diversidad, no tiene tanto a que ver con el numero de elementos de un sistema, cuanto con el número de conexiones funcionales entre esos elementos. La diversidad no representa la cantidad de cosas sino la cantidad de maneras en que las cosas pueden funcionar. Y esta es realmente la dirección hacia donde se dirige la filosofía de la permacultura. Una noche estaba sentado, estudiando cuantas conexiones se puede realizar solo con juntar a dos elementos, un invernadero y un gallinero. Creo que se me ocurrieron algo como 129 clases de conexiones beneficiosas.

Así pues, no estamos hablando de complicarnos la vida introduciendo en nuestro sito 3000 especies.

Estaría muy bien realizar 3000 conexiones, entre 30 especies o 30 elementos, definiendo esas conexiones como beneficiosas y no beneficiosas. Hay cientos de ejemplos, especialmente en los grupos sociales, donde intereses diferentes no son necesariamente beneficiosos. La diversidad de por sí no aporta estabilidad o ventaja alguna.

Así, lo que estamos constituyendo es un tipo de gremio de elementos que funcionan juntos de manera armoniosa. Su colocación dentro de un área debe seguir unas normas. Algunas normas tratan de la orientación, otras de la zonificación y otras de las interacciones. Hay conjuntos enteros de principios que gobiernan el por qué juntamos los elementos y porque las cosas funcionan.

Los departamentos de agricultura definieron la tierra agrícola identificándola con la tierra arable. Pero yo no veo ningún paisaje que no sea agrícola. En el paisaje existe toda una jerarquía de productividad, y se puede utilizar por completo para finalidades productivas. Así que en cuanto a la agricultura, tenemos dos estrategias a considerar. Una consiste en descubrir cual es el nivel mínimo hasta el cual podemos reducir la práctica agrícola, y después hacerlo. La otra consiste en descubrir hasta qué punto podemos aumentar la utilización de la tierra considerada no agrícola para usos agrícolas. Me sorprende como estos bosques Norteamericanos estén tan poco utilizados como bosques, con finalidades productivas continuadas.