Huertas y Jardines
Sitio dedicado a todo lo necesario para la producción de alimentos vegetales y frutales. Mantenimiento de parques y jardines.
Recetas vegetarianas. La Luna y las plantas. Todos los consejos para cultivar sus propias verduras y hortalizas.
 
Permacultura

Energía, Entrada y Salida

Tratamos con la energía de la Tierra, que recibe una aportación energética bastante constante de otras partes del universo. Tratamos con una energía que procede de una fuente renovable, el sol [No es cierto –el sol está consumiéndose. Pero se expandirá y consumirá la Tierra antes de que deje de ser una fuente de ondas de longitud de las más cortas. DH]. Es entre el punto de entrada y el punto de salida donde intervenimos. Cuantos más sean los sistemas de almacenamiento útiles a los que podamos dirigir la energía entre la fuente y el sumidero, mejores diseñadores seremos. Así lo que queremos hacer es construir toda una serie de sistemas de almacenamientos eficientes que sean útiles para el hombre. Algunos de estos almacenamientos podrán ser útiles para crear otros almacenamientos. La habilidad del diseñador estriba en la cantidad de complejidad que puede construir dentro de ese flujo, en la cantidad que puede dirigir hacia almacenamientos utilizables para retener la energía hasta que empecemos a utilizarla. Además, mucha energía inutilizable desde un punto de vista mecánico lo es desde un punto de vista biológico. Así, necesitamos almacenamientos biológicos además de mecánicos.

Se puede transformar la energía de una forma a otra, pero no puede desaparecer o ser destruida o creada. Así que tenemos una elección sobre el tipo de flujo que permitimos a través del sistema. Podemos determinar si hay que almacenarlo o dejarlo pasar.

Esta es la elección que tenemos con el agua, con la lluvia. Podemos almacenarla o dejarla ir, y si la dejamos ir ya no la tendremos a nuestra disposición.

Si la recolectásemos, tendríamos que hacer mucho trabajo para hacer que estuviera de nuevo disponible. Los ingenieros bajan al fondo del valle, ya que todo el mundo puede darse cuenta de que hay agua en el fondo del valle, la bloquean y el agua sube de nivel detrás de este bloqueo y tenemos agua, un gran lago en el fondo del valle adonde es menos útil. El agua llegó desde lo alto de las colinas. Si los ingenieros la hubiesen almacenado allí desde donde venía, entonces podrían haberla canalizado a través de toda clase de sistemas antes que se escapase por el valle. Cuanto más cerca de la fuente podamos intervenir, mayor será la red que podremos montar. Así para empezar a intervenir en el flujo nos subimos cerca de la fuente. Lo que cuenta no es la cantidad de lluvia que cae sino el número de funciones que le hacemos realizar al agua.

No toda la energía que entra en un sistema es eficiente. Cada vez que alejamos la energía de su línea natural de acción, algo se pierde. Por muy bien que diseñemos, siempre perderemos un poco.

Mucho depende del mantenimiento del ciclo biológico y químico global de los elementos esenciales, especialmente el carbono, el nitrógeno, el oxigeno, el azufre y el fósforo. Estos ciclos nos deben preocupar.

La probabilidad de extinción de una especie es mayor cuando la densidad es muy alta o muy baja. Existe una dependencia de la densidad. Os podéis dar cuenta de lo peligroso que es la alta densidad para una especie, a causa de la transmisión muy rápida de las enfermedades resultante del agotamiento de elementos críticos de los que depende la especie. Es mucho más difícil observar como las densidades bajas también resultan en situaciones críticas. El factor numérico es un factor ignorado por la mayoría de comunas o comunidades.

“La probabilidad de extinción de una especie es mayor cuando la densidad es muy alta o muy baja”

No creo que conozcamos alguna sociedad humana cuya continuidad dependa de su salud genética que pueda existir por debajo de los 300 individuos, e incluso en ese número sin un control genético muy riguroso. Nos estamos reproduciendo hacia la destrucción en diferentes áreas. Con frecuencia, las poblaciones con altas densidades empiezan a incluir también un alto porcentaje de desastres o mutaciones genéticas.

Es posible realizar pequeños cambios en un sistema general para provocar una mayor posibilidad de supervivencia de los elementos del sistema o un rendimiento dentro del sistema. Existe una declaración terrorífica conocida como la tesis del exceso que dice: “Nuestra habilidad para cambiar la faz de la Tierra aumenta a una velocidad más alta que nuestra habilidad de prever las consecuencias de esos cambios.”

También existe la tesis de la ética de la vida, que dice que los organismos vivientes y los sistemas vivos no son sólo medios sino también fines. A parte de su valor para la humanidad, o su valor instrumental para los seres humanos, poseen un valor intrínseco que no les consentimos. El hecho que un árbol tenga un valor en sí a pesar de que no tenga algún valor para nosotros, esa noción es una clase de pensamiento bastante ajeno a nosotros. Que sea vivo y funcione es lo que importa.