Huertas y Jardines
Sitio dedicado a todo lo necesario para la producción de alimentos vegetales y frutales. Mantenimiento de parques y jardines.
Recetas vegetarianas. La Luna y las plantas. Todos los consejos para cultivar sus propias verduras y hortalizas.
 
Permacultura

La Conspiración del Fásmido

Ahora, vamos a hablar de un tema que llamaremos la conspiración del fásmido. Los bosques de cada país son diferentes en cuanto a que sus olmos, sus castaños, sus halamos y sus abetos son sujetos al ataque de agentes patógenos específicos. Los insectos están tomando algún tipo de medidas cauterizadoras. La reacción americana podría ser fumigar; la reacción británica podría ser talar y quemar; y en Australia la reacción es decir: ¡Ah, que demonios! El año que viene ya se habrá pasado, ¡es igual! ¿En serio, es esta la enfermedad? ¿Cuáles son las enfermedades? Los fásmidos son los responsables de la muerte de los eucaliptos. Es el hongo canela. En el olmo, es la grafiosis. En los álamos es la roya al igual que en los abetos. ¿Creéis que alguna de estas enfermedades está matando al bosque? Me parece que estamos contemplando un cadáver. El bosque es un sistema en agonía, del cual se van a alimentar los agentes que descomponen los árboles. Si conocéis muy bien los bosques, sabréis que esta mañana podéis ir a golpear un árbol con un hacha, o tocarlo con el borde de una excavadora, o investirlo con el coche, y si os sentáis pacientemente junto a ese árbol, al cabo de 3 días veréis que quizás 20 insectos y más parásitos habrán visitado la herida. El árbol ya está condenado. Lo que los atrae es el olor del árbol moribundo. Esto lo hemos visto en Australia.

Simplemente, herir los árboles para ver lo que pasa. Llegan los fásmidos. Ellos detectan su olor y se convierte en su comida.

Así que los insectos no son la causa de la muerte de los bosques. La causa de la muerte de los bosques es la cantidad de insultos. Señalamos a algún bicho y decimos: “Fue aquel bicho”. Es mucho mejor culpar a otro. Todos lo sabéis. Así que culpamos al bicho. En serio, es una conspiración para culpar a los bichos. Pero la verdadera razón por la cual los árboles se están deteriorando es que ha habido cambios profundos de la cantidad de luz que penetra en los bosques, en los contaminantes y en las precipitaciones de lluvia ácida. Son las personas y no los bichos quienes están matando los bosques.