Huertas y Jardines
Sitio dedicado a todo lo necesario para la producción de alimentos vegetales y frutales. Mantenimiento de parques y jardines.
Recetas vegetarianas. La Luna y las plantas. Todos los consejos para cultivar sus propias verduras y hortalizas.
 
Permacultura

Los suelos

Por lo que entendemos, hemos perdido el 50% de todos los suelos que teníamos antes de 1950. Lo hemos estado midiendo cuidadosamente desde 1950. Y hemos perdido el 30% de los suelos que quedaban. Todo esto es cierto tanto para el tercer mundo como para el mundo occidental.

El ritmo de creación de los suelos es de casi 4 toneladas por año y acre – mucho menos en zonas áridas. Los suelos se crean por la lluvia y la acción de las plantas. El ritmo varía. En los desiertos, el ritmo es mucho más lento; pero en los climas húmedos es de cerca de 4 toneladas por acre. Si no se pierden más de 4 toneladas de suelo por acre al año, estaremos en paridad.

Pero consideremos la situación habitual. En Australia perdemos cerca de 27 toneladas por acre de suelo cultivado al año. Pero en EE.UU. lo hacéis mucho mejor. Cultivando maíz, se llegan a perder hasta 400 toneladas de suelo por acre al año. Mientras que la media puede ser de 20. Se pueden llegar a peder hasta 400 o 500 toneladas.

Pues, no lo estamos haciendo muy bien. En Canadá están midiendo la perdida de humus, y es casi lo mismo. Allí se están quedando sin humus. En las praderas donde se empezó con buenos suelos húmicos, han llegado a una base de suelo mineral.

Aquí hay algo que debería de ser de interés para cada uno de nosotros. Por cada habitante, ya sea un norteamericano o un hindú, si es consumidor de cereales, lo de comer cereales nos cuesta cerca de 12 toneladas de suelo por persona al año. Toda esta pérdida es el resultado del arado. Mientras se labra, se pierde. Al ritmo en que estamos perdiendo los suelos no nos parece que tendremos suelos agrícolas dentro de una década.

Aparte de los suelos que estamos perdiendo directamente por labrar, estamos perdiendo enormes cantidades de suelo, a causa de lo que se llama desertificación. En el estado de Victoria, en Australia, estamos perdiendo 800 mil acres este año debido a la sal. Eso significa que no solo perdemos suelos labrados, sino también los suelos no labrados.